Crucero por el Sena en París

Historia

El nacimiento

Emile Azam fue el fundador de la compañía Vedettes du Pont Neuf en 1959. Tras haber sido distribuidor de una marca de construcción de barcos (Rocca) en los años 50 en la ciudad francesa de La Varenne Saint-Hilaire, a orillas del río Marne, decide embarcarse en una aventura en la capital.

photo_historique01

La primera implantación parisina tiene lugar en el Quai du Louvre, el muelle frente al Louvre en la orilla derecha del Sena. El Symoun, un barco de madera con capacidad para 30 pasajeros, que ya había navegado antes por el Marne, se pone en servicio de abril a septiembre, y permite efectuar cruceros de 30 minutos por el Sena sin comentarios.

En 1960, se inicia la construcción de una primera embarcación de acero con capacidad para 50 personas, en Concarneau: el Rocca I. Sin embargo, Emile Azam se da cuenta en seguida de que esta embarcación resulta demasiado pequeña. Así pues, en 1962, los astilleros Chantiers de Concarneau construyen un nuevo barco con 112 plazas, bautizado Rocca 2. En 1964, el Rocca I se vende para financiar la construcción del Rocca 3 y, más tarde, el Rocca 4 en 1966.


Los primeros pasos

En 1967, la explotación se transfiere del Quai du Louvre a la plaza Square du Vert Galant, en la Isla de la Cité. Este traslado fue necesario para la realización de la vía rápida Georges Pompidou. Un embarcadero de 25 m se construye entonces en Concarneau para acoger las tres naves de la flota.

photo_historique02

En 1970, Emile Azam requiere la presencia de su sobrino, Eric Levavasseur, de 16 años, a su lado, como colaborador. En ese momento, el Rocca 5 se incorpora a la flota de barcos existentes. En 1977, Eric le pide a su hermano Xavier que se una a él.

La cantidad de pasajeros no hacía más que aumentar. En 1980, los astilleros Chantiers du Trait, cerca de Rouen, construyen el Hydraseine, un barco con 250 plazas. Esta nueva embarcación, más grande, permite organizar animaciones nocturnas (150-200 al año). El embarcadero de 25 m de largo resultaba demasiado pequeño por lo que, en 1982, su superficie se duplica y se instala un bar.

Al mismo tiempo, en los restaurantes de la ribera del Marne, se proponen cruceros temáticos y cruceros con almuerzo y espectáculo a la clientela: más de 10.000 pasajeros deciden aprovechar la oferta en un año. En aras de desarrollar esta nueva actividad, era imprescindible adquirir un nuevo barco de 150 plazas. De ahí que, en 1985, se comprara el Vert Galant.

Como el número de pasajeros seguía aumentando, en 1989, con motivo del bicentenario de la Revolución, la compañía decide construir una embarcación con 350 plazas, bautizada Europa: el primer barco completamente descubierto en el Sena, construido por los astilleros Les Chantiers de la Haute Seine en Villeneuve le Roi.

photo_historique05

Los gustos cambian y los clientes empiezan a pedir sol: así pues, decide acondicionarse una terraza en la cubierta del Hydraseine, lo que permite aumentar su capacidad, de 250 a 350 plazas. La compañía vende el Rocca 3 a una compañía de barcos en el río Erdre, y el Rocca 5 se traslada al puerto de Nogent, en el río Marne. Actualmente sigue navegando allí, ofreciendo cruceros con escalas desde Nogent-sur Marne hasta Joinville-le-Pont, alrededor de las islas de Perreux y Bry, antiguo espacio de merenderos: un regreso a sus orígenes, en cierto modo.


La madurez

Un nuevo barco con capacidad para 550 pasajeros, denominado Parisis y construido por los astilleros de la Haute Seine, se pone en funcionamiento en la primavera de 1994. La compañía Vedettes du Pont Neuf tiene por aquel entonces una capacidad para acoger a 1.250 pasajeros/hora en sus tres grandes unidades, completadas por el Rocca 2, como barco de asistencia, y el Vert Galant, una embarcación polivalente para recepciones y cruceros.

Más tarde, frente al aumento de la competencia en los barcos de recepciones, la compañía decide invertir en cocinas a bordo del barco Vert Galant para iniciarse en la restauración.

Con el aumento de la comercialización, se hace necesaria la creación de una nueva empresa para esta tarea: nace Les Croisières du Pont Neuf. La nueva estructura permite aumentar el equipo comercial, esencial para esta nueva iniciativa.

Los resultados son inmediatos: durante el primer año de explotación, se sirvieron un total de 15.000 cubiertos. En este año 1998, cabe destacar, sin embargo, que las solicitudes de eventos y recepciones no pudieron satisfacerse. Había que encontrar otro sitio. Por otro lado, el turismo parisino sigue creciendo: cada vez hay más autobuses que convergen hacia los principales lugares turísticos, cerca del corazón de la ciudad. El tráfico y el estacionamiento se vuelven cada vez más difíciles, por lo que la ciudad se ve obligada a aplicar ciertas medidas restrictivas. Se construye el aparcamiento para autobuses de Bercy, el más grande de Europa, al lado del polideportivo Palais Omnisports y del lugar que más tarde se convertiría en Bercy Village. Este sería el comienzo de la eclosión del este parisino.


El desarrollo del 2º milenio

La empresa decide dar un nuevo paso y embarcarse, una vez más, en nuevas inversiones. En 1999, se crea Marina de Bercy.

La compañía Vedettes du Pont Neuf emprende la creación de una nueva empresa de barcos: se forma la sociedad Bercy Navigation en asociación con Luc Devillers, para la construcción del Grand Pavois, un nuevo barco-restaurante con capacidad para 250 cubiertos, y el pontón Emile, un embarcadero de 60 m de largo. El diseño del Grand Pavois es moderno y revolucionario, y su propulsión es mixta fueloil/electricidad. El embarcadero cuenta con un bar, una sala de conferencias, una terraza con capacidad para 200 cubiertos, un parking y un muelle con terraza y playa para 150 personas.

El barco-restaurante Vert Galant, con capacidad para 100 cubiertos y ya en funcionamiento en el Pont-Neuf, se incorpora al Port de Bercy. Por otro lado, la embarcación Rocca 4, con 112 asientos para pasajeros se reestructura como barco para recepciones con capacidad para 50 cubiertos y completa la flota de Marina de Bercy, con el fin de satisfacer mejor la demanda de los clientes.

Por desgracia, este año 1999 no fue todo satisfacción y esperanza, ya que se produjo el fallecimiento del patriarca y fundador Emile Azam. Con él, se pasaría una página en la historia de Vedettes du Pont Neuf. Su sobrino Eric Levavasseur es elegido como Presidente del Consejo de Administración y Xavier, su hermano, lo secunda. La compañía sigue siendo estrictamente familiar, como siempre, sin participación exterior: hermanos, hermana, padres, tíos y tías comparten las acciones de la empresa. Junto a ellos, un personal fuerte y estable garantiza las actividades del día a día, con un espíritu de «casa» realmente excepcional. La aventura continúa.

Las obras de ampliación y renovación del embarcadero del puerto del Pont Neuf se llevan a cabo a finales de 1999 y principios del 2000.

photo_historique03

Para garantizar lo mejor posible su desarrollo comercial, Bercy Navigation, que explota la enseña Marina de Bercy, abre su capital al grupo Divercity / Cityrama, líder mundial de los autobuses turísticos. La asociación entre ambos grupos permite crear nuevas ofertas combinadas de visitas en París, como los tours que salen de la Torre Eiffel, con escala en Notre-Dame y el Louvre, propuestas por los Bateaux Parisiens bajo la enseña común “Navicité”.

A finales del año 2007, Vedettes du Pont Neuf adquiere la sociedad Canauxrama, con sus 25 años de experiencia en los canales de la capital, el Marne, el Oise y el Sena. Cuatro nuevas embarcaciones, adaptadas al canal y al río, aumentan el potencial de Vedettes du Pont Neuf.


Más allá de las fronteras

Al mismo tiempo, Vedettes du Pont Neuf participa en el diseño y la creación de una compañía de barcos de pasajeros en Roma para responder a la licitación de la ciudad, que desea empezar a realizar cruceros por el río Tíber. En abril de 2003, se funda la compañía de barcos Battelli di Roma, que actualmente opera 6 barcos en el Tíber.

En el marco de un desarrollo comercial europeo, se celebran varios acuerdos comerciales entre 3 compañías de barcos: en Londres, con City Cruises, primera compañía londinense, en París, con Vedettes du Pont Neuf, y en Roma, con Battelli di Roma. Actualmente, se está barajando la posibilidad de llevar a cabo acciones comunes, como un “pase turístico europeo” y otros proyectos de desarrollo en Francia y Europa.


Una mirada por encima del hombro

Ya han pasado más de cincuenta años desde el inicio de la sociedad. El turismo no ha dejado de crecer. Las orillas del Sena han sido declaradas como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Los Puentes se han iluminado y París ha consolidado su imagen de «ciudad de las luces».

La compañía Vedettes du Pont Neuf ha seguido realizando inversiones. La empresa se ha desarrollado y estructurado, y tiene ante sí un futuro prometedor.

photo_historique04